Cn Argentina Industria,Salud Tipos de botiquín de primeros auxilios

Tipos de botiquín de primeros auxilios

Botiquín de primeros auxilios

Consideraciones sobre la compra de botiquines de primeros auxilios

Hay cuatro factores importantes que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un botiquín de primeros auxilios: el uso previsto del botiquín, la cantidad y el tipo de suministros dentro del botiquín, el tipo de contenedor del botiquín y la información necesaria en cada botiquín. Si tiene en cuenta estos aspectos, sabrá qué debe haber en un botiquín para su empresa. 

Tener los suministros incorrectos en un botiquín puede significar que usted no tiene los suministros necesarios para tratar adecuadamente una lesión.

  1. Tamaño del botiquín y uso previsto

El tamaño del botiquín que se necesita dependerá del número de personas que trabajen en un establecimiento y del tipo de lesiones que se prevea que puedan producirse. 

Tener un botiquín demasiado simple o pequeño para su operación puede significar que no tiene los suministros necesarios para tratar la lesión o enfermedad de un empleado. Un botiquín demasiado grande y complejo puede significar que los suministros caduquen antes de ser utilizados, con el consiguiente desperdicio de dinero.

Por ejemplo, una oficina con pocos empleados puede necesitar sólo un botiquín de primeros auxilios pequeño y sencillo para tratar lesiones menores como dolores de cabeza, náuseas y cortes de papel. 

Las grandes cocinas comerciales o las instalaciones de fabricación necesitarán botiquines más grandes y complejos que tengan suministros para tratar lesiones más graves como quemaduras, cortes por cuchillas y dolores leves o moderados. 

Si se produce una emergencia cardíaca, disponer de un DEA (desfibrilador externo automático) puede salvar vidas, por lo que recomendamos invertir en uno aunque no sea un elemento obligatorio del botiquín.

Independientemente del tamaño del botiquín o del número de personas que puedan utilizarlo, todos los botiquines generales deben incluir los siguientes tipos de suministros:

  • Antisépticos: utilizados para limpiar las heridas y destruir los microorganismos causantes de enfermedades
  • Vendas: utilizadas para cubrir las heridas y controlar las hemorragias
  • Medicamentos: utilizados para tratar dolencias comunes como dolores de estómago, alergias y dolores
  • Herramientas médicas básicas: incluyen herramientas sencillas como pinzas para retirar astillas, tijeras de traumatología para cortar gasas y vendas, y un termómetro para comprobar la temperatura del paciente

Suministros para el tratamiento de lesiones: incluye suministros como una compresa caliente o fría instantánea para reducir la hinchazón, una pomada antibiótica para inhibir la infección, vendas para controlar la hemorragia y cubrir los cortes, y cremas y sprays para quemaduras para tratar y minimizar el daño de las mismas.

  1. Clasificación de los botiquines de primeros auxilios

La clasificación de un botiquín de primeros auxilios dependerá de la cantidad de suministros de primeros auxilios, la variedad de suministros en el botiquín y el uso previsto del botiquín. Estas normas son mantenidas por el American National Standards Institute (ANSI) y la International Safety Equipment Association.

Existen dos clasificaciones de botiquines de primeros auxilios: Clase A y Clase B. Además, hay muchos botiquines de primeros auxilios que no entran en estas clasificaciones debido a la cantidad de suministros o a su uso previsto.

  • Definición de los botiquines de primeros auxilios de clase A:

Los botiquines de primeros auxilios de clase A proporcionan una gama básica de productos para tratar lesiones muy comunes como pequeños cortes, abrasiones y quemaduras leves. Por lo tanto, los botiquines de clase A son una buena opción para lugares de trabajo con poca población y de bajo riesgo, como las oficinas.

  • Definición de los botiquines de clase B:

Los botiquines de primeros auxilios de clase B proporcionan una gama más amplia y un mayor número de suministros para tratar las lesiones en el lugar de trabajo. Por ello, los botiquines de clase B son la mejor opción para lugares de trabajo muy poblados, complejos o de alto riesgo.